Coincidencia de los acentos musicales y gramaticales en las canciones

Coincidencia de los acentos musicales y gramaticales en las canciones

Por: Leila J. Pérez y Pérez

Publicado en la Revista Vetas No.33 Septiembre,1997,página 13.

Desde hace algún tiempo vengo pensando en escribir acerca de la coincidencia de los acentos musicales ygramaticales en las canciones, por la vinculación de este tema con el trabajo que realizo; ahora lo hagomotivada, muy especialmente, por una conversación sostenida con algunos colegas acerca de este preocupante asunto.

Una canción consta de dos elementos: música y letra. Ambos revisten igual importancia, pues la canción existe solamente con su conjunción. Con sólo música, tendríamos una melodía; un instrumental;con sólo el texto, tendríamos un poema. Estos elementos pueden ser de autores distintos, lo cual es muy frecuente.

Como ambos (música y letra) poseen Sus acentuaciones naturales, y en las canciones éstas deben coincidir, a continuación, y para mayor claridad, analizaré los acentos de los dos elementos por separado.

ACENTOS GRAMATICALES

Conocemos en el lenguaje hablado los acentos naturales de las palabras, márquense éstos o no al escribirlas. Sabemos que existen dos tipos: el prosódico (no se marca) y el ortográfico (se marca con una tilde). Estas acentuaciones obedecen a reglas gramaticales que no viene al caso mencionar ahora.

ACENTOS MUSICALES

Considero que hablar de los acentos musicales es muy importante porque a veces éstos se olvidan en el momento de escribir las canciones.

Los acentos musicales son tres: a) Métrico, b) Rítmico (no se marcan) y e) Patético, que se marca con el signo>. Detallo:

1- el acento métrico está determinado por el o los compases en que está escrita la obra musical; se siente en el primer pulso de cada compás; se podría decir que éste es un acento casi natural. Hasta el período Romántico este acento mantenía una periodicidad inalterable debido a que las obras tenían el mismo compás de principio a fin; pero en obras posteriores, y muy especialmente del siglo XX, observamos que el compositor puede, a voluntad, cambiar la periodicidad de los acentos con el uso de los compases distintos.No se marca.

2- el acento rítmico es natural de la música y está determinado por los diferentes grupos rítmicos;estos se acentúan en el primer sonido (nota) del grupo. Es una especie de acento prosódico en la música. No se marca.

3- El acento patético (>) es caprichoso. El compositor lo marca libremente en la nota que desea produzca un sonido más fuerte. Este acento puede coincidir con el métrico y/o con el rítmico o estar en desacuerdo con ellos; el compositor está en libertad de colocarlo donde desea.

Todo el que se dedique a escribir canciones debe tener siempre presente los acentos métricos y rítmicos, procurando que coincidan con los acentos de las palabras. Por lo general estos acentos se acoplan de una manera natural, aunque no se tenga conocimiento de su existencia. El acento patético, en cambio, no debe ser utilizado por los autores de canciones, pues aunque en la música pura (sin texto) se pueden marcar, en el texto no se debe, pues cada palabra posee su propio acento y éste es inalterable.

Como se puede apreciar, y resumiendo: en cuanto a lo musical, se pueden variar los acentos por diferentes medios:

  • utilizando diferentes compases, y
  • a través del uso del acento patético (>).

En cuanto al texto: – no se pueden alterar de ningún modo los acentos propios de las palabras, semarquen éstos o no.

De la única forma que podría usarse un acento patético (>) en canciones sería

  • para reforzar los acentos métrico y rítmico, con el fin de darle mayor énfasis a la sílaba acentuada de una determinada palabra, o
  • en el caso de algunas canciones folclóricas que a propósito se le marcan los acentos de las palabras en otro lugar. Ejemplo: ojos azulés, no llorés, no llorés ni te enamorés (canción latinoamericana).

¿Cuál es la causa de que a veces no coincidan los acentos musicales y gramaticales en las canciones?

El que se utilizan distintos procedimientos para escribirlas; por ejemplo:

1- A veces se parte por el poema: se elige un poema propio o de cualquier otro autory se le adapta una melodía que surge, generalmente, por inspiración; con este procedimiento, podrían ocurrir, eventualmente, algunos desajustes en la conjunción de los acentos gramático-musicales si no se pone atención especial en ello.

2- Otras veces se parte por la melodía: a una melodía existente se le adapta una letra también existente con anterioridad, o sea, ambos elementos existen por separado. Este es el procedimiento que considero más difícil y peligroso, pues fácilmente se puede caer en la no coincidencia de las acentuaciones. Al haber sido creada música y letra independientemente, sin ninguna relación la una con la otra, al fusionarse, la mayoría de las veces sus acentos no coinciden.

  • También se puede dar el caso de que existiendo la música se cree una letra vinculada a ella.

En ambos casos, a veces los autores olvidan que deben de tener en cuenta los acentos de la música; esto es grave, pues las acentuaciones musicales tienden a eliminar ipso facto los acentos gramaticales, imponiéndose ellos y creando, consecuentemente, acentuaciones incorrectas en el lenguaje. Esto es algo muy notorio y desagradable, y vivimos escuchándolo en todo tipo de canciones y en anuncios por los medios de comunicación masiva.

Cuando se quiere salvar este error, entonces el ritmo de la música debe ser alterado, subordinándose en esta forma, a los acentos de las palabras.

Hay cantantes y directores de coros que cuando se encuentran con palabras mal acentuadas en las canciones, acortan o alargan la nota de la sílaba que lleva el acento, procurando en esta forma su acentuación gramatical correcta.

Es de observar que en este caso la melodía de la canción -no sólo el ritmo- es alterada, lo cual se acepta porque va en beneficio de la obra musical (corrige las malas acentuaciones del texto), pero esto podría evitarse si se hicieran las cosas bien desde el principio; pues, el cantante músico y los directores de coros profesionales pueden hacer esas modificaciones a conciencia para que las palabras se escuchen en su forma correcta; lo mismo hace el no músico, pero sí intuitivo; sin embargo, otros autores, cantantes y directores de coros permanecen en el error, unas veces por desconocer como salvarlo, y otras, lo cual es peor, por al parecer no darse cuenta de que el error existe.

Es delicada la situación. Si los autores de canciones no entienden con claridad el que tanto la música como las palabras poseen sus acentuaciones y que éstas deben coincidir, se seguirá, sabrá Dios hasta cuando, soportando palabras mal acentuadas o alterando melodías para corregir las mismas.

3- El otro procedimiento para escribir canciones es: cuando surgen al mismo tiempo el poema y la melodía. En este caso es difícil que ocurran errores, pues letra y música están relacionadas desde su concepción.

La mayoría de las veces son autores con pocos conocimientos musicales o con muy poca intuición los que escriben canciones adoleciendo de este mal. Reconozco que a veces existe el error en canciones de autores formados musicalmente; no entro en detalle de señalar ejemplos por razones obvias; creo que el lector estará enriquecido de ellos. Pero, donde no se encontrarán, salvo la excepción que confirma la regla, es en canciones escritas por compositores con formación académica como tales.

Para finalizar, me permito recomendar a los autores de canciones tener muy en cuenta las acentuaciones en el momento de crear las mismas, pues tan fácil como algunos las corrigen mientras cantan, es el corregirlas en el pentagrama antes de darles vida. No permitan que su obra moleste a los oyentes sensibles, ni que su melodía sea alterada por unos y otros en la búsqueda de la conjunción de los acentos musicales con los gramaticales.

¡Compártelo y dame tu puntuación!
10 votos. Media: 4.6 de 5

Show Your Reaction

  • 0
  • 0
  • 0
  • 0

Share with your timeline

0 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.