Sector terciario: los servicios del turismo

Sector terciario: los servicios del turismo

Sector terciario: los servicios del turismo

Se le llama sector terciario a aquel que reúne todas las actividades económicas que no se corresponden con la producción y transformación de la materia prima.

Dadas sus características el sector terciario se encarga de potenciar el desarrollo de los sectores primario y secundario. Dentro de este sector se incluyen el turismo, el comercio, las finanzas, las remesas, las comunicaciones, las telecomunicaciones, y otros.

El Turismo

Se define desde el punto de vista geográfico, como el desplazamiento de personas desde un punto a otro de la superficie terrestre. Dicho desplazamiento puede estar motivado por diversas razones lo cual explica la heterogeneidad de la actividad. El turismo se centra en la utilización del tiempo libre, es por ello que el origen del concepto proviene de la expresión ocier, el cual degeneró en ocio cuyo significado es descanso. A pesar de que el turismo se practicaba desde la antigüedad de manera muy incipiente es con Thomas Cook y Henry Wells los cuales pusieron en funcionamiento las empresas Thomas Cook and Sons y American Express respectivamente la primera en el año 1841 y la segunda en el 1859, es con la iniciativa de estos dos señores que el turismo alcanza una dimensión propiamente comercial. A Thomas Cook se le reconoce como el primer agente de viajes profesional dedicado a tiempo completo al ejercicio de esta actividad.

Complejo turistico en Puerto PlataOtro de los pioneros fue César Ritz quien a su vez se convirtió en el padre de la hotelería moderna pues fue quien introdujo los elementos que hoy sirven de base a las empresas de alojamiento. Un aspecto que contribuyó con el desarrollo del turismo lo fue el desarrollo de la navegación comercial después de la Segunda Guerra Mundial, lo cual posibilitó acortar distancias, esto unido posteriormente a una política de cielo abierto ha facilitado el traslado masivo de turistas.

En República Dominicana esta actividad económica inicia de manera tímida en el 1930 con el gobierno de Rafael Leónidas Trujillo, en la década de los años 40, se realizan las primeras promociones turísticas a nivel internacional, así durante esta década y la de los 50 se van a producir la construcciones de una serie de hoteles que van a servir de soporte posteriormente del desarrollo turístico nacional.

El real despegue del turismo dominicano se va a producir a partir del 1968 cuando el gobierno declara mediante decreto de prioridad nacional el desarrollo turístico dominicano, con esta declaración se puso en marcha una serie de políticas encaminadas a lograr este objetivo entre ellas se cuentan con la elaboración del Plan de Ordenamiento Turístico de Dominicana, que concluyó con la presentación de la propuesta de polos de desarrollo que hiciera la Organización de Estados Americanos (OEA) al país y cuyas sugerencias fueron acogidas por el congreso dominicano.

Otro aspecto importante fue la creación de INFRATUR, un organismo financiero para el desarrollo de la infraestructura turística. Ésta funcionaba como una unidad apéndice del Banco Central que tenía entre sus objetivos la captación y manejo de los recursos destinados al desarrollo de la infraestructura turística dominicana, la política de incentivos económicos la cual tuvo como soporte la ley de incentivos y promoción promulgada en el 1972 la cual incluía la liberación del pago de impuestos aduanales, además se crea la Dirección Nacional de Turismo.

Con el desarrollo del turismo y la implementación del sistema de zonas francas se pretendió dar un giro en cuanto al modelo económico se refiere, por ello los esfuerzos extraordinarios desplegados para que esta actividad alcanzara el éxito esperado y ciertamente se logró un posicionamiento extraordinario convirtiéndose la República Dominicana en uno de los principales destinos turísticos del Caribe, a pesar de que el manejo de sus recursos turísticos (naturales y culturales) ha dejado mucho que desear.

En la actualidad el país cuenta con diez polos de desarrollo turístico. Los polos turísticos se definen como, a un área o extensión territorial debidamente delimitada y especialmente dedicada a la actividad turística, por contar con un número relativamente alto de atractivos naturales (playas, sol, montañas, ríos, lagos, bosques, etc.), y / o culturales (áreas y monumentos históricos, actividades folclóricas, eventos tradicionales, convenciones, etc.), para los visitantes extranjeros y nativos.

Casi todas las bellezas naturales y culturales dominicanas, y los 200 kilómetros de playas que posee nuestro territorio, han sido declaradas zonas o regiones turísticas a partir del decreto No. 2536 del 1968, que establece de alto interés nacional el desarrollo del turismo.

A continuación presentamos los polos turísticos:

Polo Turístico de «Costa del Caribe» y de «Santo Domingo – La Romana»

Creado mediante el decreto No. 3133 del 24 de enero de 1973. Se extiende desde San Cristóbal hasta La Romana. Comprende las playas de Palenque, la Zona Colonial de Santo Domingo, el cementerio indígena de La Caleta, las playas de Boca Chica, de Juan Dolio y otras, los complejos turísticos de La Romana (Casa de Campo, Altos de Chavón, etc.). Fue el primer polo turístico a desarrollar en el país. Dado el hecho de que contenía el mayor número de infraestructura turística como es el Aeropuerto Internacional las Américas José Francisco Peña Gómez, los principales hoteles de la ciudad, la Plaza de la Cultura, los principales museos, así como las vías de acceso más adecuadas, etc.

Polo Turístico de «Costa Norte, de Ámbar, de Puerto Plata o del Atlántico»

Se extiende por toda la zona playera desde Punta Rusia, La Isabela, Luperón, Puerto Plata, Sosúa, Cabarete, Gaspar Hernán­ dez hasta Río San Juan, en la costa norte. Este territorio se declaró como demarcación turística prioritaria en el año 1972, mediante el decreto No. 2125 del 3 de abril de ese año. Para la época fue el polo turístico de mayor y más rápido crecimiento y desarrollo del país. Entre sus atractivos tenemos el Teleférico, la reserva Científica Loma Isabel de Torres, las Ruinas de San Felipe, el Museo del Ámbar, el Parque Nacional Histórico La Isabela, la bahía de Luperón, los saltos de Damajagua, la Virgen de la Piedra, la Laguna Gri-Gri, las Playas de Cofresí, Long Beach, Dorada, Sosúa, Cabarete, Grande, y otras.

Polo Turístico de «Macao – Punta Cana»

Ubicado en la región Este del país. Se extiende desde las cercanías de Miches hasta las cercanías de Boca de Yuma, en la provincia La Altagracia, abarcando todo el litoral playero de esa provincia. Posee los mejores recursos playeros del país. Fue establecido mediante el decreto No. 479 del 15 de diciembre de 1986. Entre los recursos turísticos con que cuenta se encuentran las lagunas Redonda y Limón, los balnearios del río Yeguada, las cuevas con arte rupestre de Bernard, Jhon Bernard, los Hoyos Azulitos, etc.Mapa de Polos Turisticos

Polo Turístico ampliado de «Barahona»

Abarca la cuenca del lago Enriquillo y la isla Cabritos, el valle de Neiba, y todo el litoral costero del procurrente de Barahona, desde la bahía de Neiba hasta la bahía de las Águilas y Pedernales, además tiene como atractivos: el Hoyo de Pelempito, las Caritas, la laguna de Oviedo y el parque nacional Jaragua, las termales de Vicente Noble, los Cachones, Las Marías, las Barías, Cachón, la Zurza, la Azufrada, etc. En síntesis las cuatro provincias del sur profundo, Barahona, Baoruco, Inde­ pendencia y Pedernales. Fue establecido por el decreto No. 322-91 del 21 de agosto de 1991.

Polo Turístico ampliado de la “Región Noroeste”

Comprende toda la Línea Noroeste, es decir, las provincias Monte Cristi, Dajabón, Santiago Rodríguez y Valverde. Incluye las bahías de Monte Cristi y de Manzanilla, y los cayos Siete Hermanos, Las playas la Granja, Hermanos Bolaños, el Morro, la Reserva Científica Villa Elisa, el Morro de Monte Cristi, etc. Fue establecido mediante el decreto No 16-93 del 21 de enero de 1993.

Polo Turístico de “Samaná y Las Terrenas”

Comprende toda la península y bahía de Samaná. Abarca una importante área de playa en Las Terrenas. Además, incluye el interesante Salto del Limón, el Parque Nacional Los Haitises, el cayo Levantado, las playas de Bahía Rincón, Las Terrenas, Cosón, El Valle, Las Galeras, limón, Puerto Escondido, Anadel, etc. Este polo es fundamentalmente atractivo por la presencia, cada principio de año, de las ballenas Jorobadas, en el banco de la Navidad. Fue creado por el decreto No. 91-94 del 31 de marzo del año 1994.

Polo Turístico Mediterráneo de «Jarabacoa y Constanza»

Abarca la zona montañosa central del país, que incluye a Jarabacoa, Constanza, los picos Duarte y de la Pelona. Fue creada mediante los decretos 1157 y 2729 del 2 de septiembre de 1977. Es uno de los dos polos turísticos del país que no tienen playas, pero ofrecen sus montañas, su clima característico y sus bellezas naturales. Dadas sus condiciones este polo turístico representa la meca en cuanto al eco turismo se refiere. Entre los atractivos que posee se encuentra el Valle del Tetero, los monolíticos con arte rupestre, el salto de Aguas Blancas, el Valle Encantado, los cultivos de plantas propias de clima de montaña, su clima, las reservas Científica de Valle Nuevo y Ébano Verde.

Polo Turístico ampliado de la «Región Sur»

Corresponde al territorio que comprenden las provincias Peravia y Azua, y el municipio de Sabana Grande de Palenque de San Cristóbal. Inicialmente comprendía sólo la provincia Peravia, creado mediante el decreto No. 177-95 del 3 de agosto de 1995. Sin embargo, en el año 1999 fue ampliado para que abarque sus actuales espacios. Sus principales atractivos son: las Salinas y las Dunas en Baní, y las bahías de las Calderas y de Ocoa, El Viacrucis de San Martín de Porres, playas de Corbanito, Palmar de Ocoa, Mohomita, Montería, y las termales de Barrero.

Polo Turístico de «Nagua y Cabrera»

Se extiende por toda la costa de la provincia María Trinidad Sánchez, con la excepción del municipio de Río San Juan, que perte­ nece al polo turístico de Costa Norte o de Ámbar. Este polo fue creado por decreto No. 5-99 del año 1999. Entre los atractivos que posee se encuentran las Posas de Du­Du y Azul, el promontorio de Cabrera, el Cabo Francés Viejo, las playas el Diamante, el Gringo, Poza de Bojolo, Gran Estero, la bahía Escocesa, etc.

Polo Turístico Mediterráneo de «Santiago»

Es el segundo polo turístico mediterráneo del país. Se extiende por toda la provincia de Santiago. Fue creado mediante decreto en el año 2000. Comprende el área de influencia inmediata de la segunda ciudad de importancia de la República. Como atractivos importantes presenta la zona urbana (centro histórico) de la ciudad de Santiago de los Caballeros, las ruinas del primer asentamiento o antigua ciudad de Santiago de los 30 Caballeros (jacagua), las manaclas y el paisaje natural esplendoroso de las montañas de la Sierra, colindante con el parque nacional J. Armando Bermúdez.

El logro alcanzado por el desarrollo turístico dominicano nos permite hablar de un turis­ mo interno o nacional y un turismo externo o internacional. Basado en esta división el turismo del país puede ser clasificado como internacional pues depende de los grandes flujos de turistas que nos visitan y al mismo tiempo por el tipo de operación que realiza es considerado como país receptor, pues dentro de lo que es la balanza turística recibe más turistas que los que emite.

De acuerdo con el tiempo de permanencia de los turistas en suelo dominicano, el turismo se clasifica como de residencia o estadía lo cual es corroborado por la estadía promedio que es de 8.80 noches en el 2005, mientras que la ocupación fue de un 75.6%, el gasto promedio diario fue de unos 106.5 dólares por día. El ingreso de divisas al país durante ese año fue de 3,200 millones de dólares.

 En sentido general la República Dominicana es el país dentro del área del Caribe que posee el mayor número de habitaciones, ya que sobrepasa las 59,590 durante el año 2005. El sector turístico dominicano se ha mantenido con un crecimiento extraordinario situado casi siempre con un porcentaje superior al experimentado por el sector a nivel mundial. Para el año 2005 dicho crecimiento fue de un 5.5%, este crecimiento se evidencia también en el número de empleos que genera el sector, de manera directa existen unos 48,994 puestos, indirectos unos 122,48410 que arroja un total de 171,478 empleos generados por el turismo.

Una variante que dentro del sector turismo ha logrado un desarrollo vertiginoso es el ecoturismo el cual gracias a las riquezas naturales que posee el país ha podido posicionarse de manera halagüeña. El ecoturismo es definido de diversas formas sin embargo la sociedad mundial de ecoturismo plantea que es «el propósito de viajar a áreas naturales, entender la cultura e historia natural del medio ambiente, tener cuidado de no alterar los ecosistemas y producir oportunidades económicas que hagan de la conservación de los recursos naturales un beneficio para los pobladores locales».

Existen diferentes tipos de ecoturismo o turismo naturalista: ecoturismo o turismo ecológico, turismo de aventura, agro turismo, agroecoturismo, ictioturismo, o pesca deportiva, turismo rural y turismo científico cada variante tiene características intrínsecas que las difieren la una de la otra.

El hecho de que la República Dominicana posea más de un 20% de cobertura vegetal ha favorecido el establecimiento de medianas, pequeñas y micro empresas ecoturísticas entre las principales podemos citar: los ranchos Baiguate, Capote, J araba coa, Constanza, La Tortuga, Faisán, y otros.

Las Remesas

Constituyen uno de los pilares de la economía dominicana pues sus aportes alcanzan un porcentaje importante en el producto interno bruto nacional. Para el 2004 los ingre­sos por este concepto fueron de US$2,842.0 millones. Las remesas provienen de diferentes destinos entre ellos: los Estados Unidos, Puerto Rico, España, Italia, Suiza, Alemania, Canadá y Francia, entre otros.

El crecimiento de las remesas se debe fundamentalmente al aumento en el número de emigrantes hacia otros países con mejores condiciones económicas que la nuestra. Las remesas han contribuido de manera extraordinaria con el aumento de la calidad de vida de nuestra población y sobre todo a bajar la presión al gobierno ante la falta de empleos.

Foto: Anokarina

¡Compártelo y dame tu puntuación!
7 votos. Media: 4.3 de 5

Show Your Reaction

  • 0
  • 0
  • 0
  • 0

Share with your timeline

0 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.