GILBERTO HERNANDEZ ORTEGA

GILBERTO HERNANDEZ ORTEGA

GILBERTO HERNANDEZ ORTEGA

 Gilberto Hernández Ortega (1924-1978). Maestro de la pintura nacional y poeta de rasgo intimista.   Nació en Baní y desde muy joven residió en Santo Domingo. Fue discípulo de Celeste Woss y Gil y del catalán José Gausachs. En 1945 se graduó en la Escuela Nacional de Bellas Artes como alumno avanzado y se queda como profesor. Al año siguiente, realizó su primera muestra individual en la que presenta una obra con imágenes neorrealistas en la creación del dibujo y el color. A fines de la década de 1950 su pintura estuvo marcada por la incorporación de vendedoras y brujos, imágenes populares vinculadas a la naturaleza que provocaban un ambiente mágico, donde la negritud y el mestizaje eran protagonistas.

Este período resulta muy cercano a las figuraciones del maestro cubano Wifredo Lam, a quien conoció durante su estadía en República Dominicana en 1941. Formó parte del grupo Los Cuatro, junto a Jaime Colson, José Gausachs y Clara Ledesma. En 1951 realiza su primera exposición individual internacional en el Centro Venezolano Americano de Caracas.

En la década de 1960 la necesidad de expresar la vorágine política por la que atravesaba el país -ajusticiamiento del dictador Rafael Leonidas Trujillo, Golpe de Estado al primer Gobierno democrático que tuvo como presidente a Juan Bosch, Revolución de Abril y Segunda Intervención Militar Norteamericana– lo llevaron a pintar cuadros gestuales de corte expresionista, en los que el empleo de gruesos trazos de color negro e imágenes deformadas hacían referencia a la situación política y social de la época. Durante la década de 1970, los últimos de su producción, trabajó figuras antiguas llenas de misterio y barroquismo, damas e imágenes que reflejaban su dominio del dibujo cromático. Incursionó en la poesía con los libros Eternas palabras y De Gualey al cielo. Formó parte del movimiento de La Poesía Sorprendida y en la revista del mismo nombre fueron publicados algunos de sus poemas, dibujos y viñetas.

De 1960 a 1972 fue director de la Escuela Nacional de Bellas Artes. Tuvo discípulos a Iván Tovar, Elsa Núñez,Candid Bidó, Leopoldo Pérez (LEPE) y José Ramírez Conde (Condesito) entre otros nombres importantes de las artes plásticas dominicanas. Realizó más de 40 exposiciones individuales. Recibió importantes premios en las bienales nacionales y en el Concurso de Arte Eduardo León Jimenes. En 1978 la Galería de Arte Moderno, hoy Museo de Arte Moderno, le hizo un reconocimiento con múltiples actividades entre las que se destacaron una muestra retrospectiva de su obra y la publicación de la monografía Gilberto Hernández Ortega o la trascendencia de un universo mágico y poético, escrita por Jeannette Miller. Murió en Santo Domingo.

 

¡Compártelo y dame tu puntuación!
2 votos. Media: 5 de 5

Show Your Reaction

  • 0
  • 0
  • 0
  • 0

Share with your timeline

0 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.