Icono del sitio Euloarts

Fundación de la Filantrópica y la Dramática

En el año 1840, fundaron la Sociedad La Filantrópica con el fin de adoctrinar y propagar las ideas nacionalistas.

Funcionaba en la calle Pedro A. Pina (hoy 19 de marzo).

El tema que utilizaron fue: Paz, Unión y Amistad

Luego, fundaron la Sociedad Dramática; en la cual casi todos los trinitarios hicieron el papel de actores. Mucha gente se divertía y a la vez aprendían a través  de la representación de obras teatrales que ellos dirigían. Escenificaban la lucha de un pueblo por liberarse de un gobierno opresor.

Cuando hicieron el juramento trinitario, quedó aclarado que ellos formarían un nuevo Estado, que se llamaría República Dominicana, el cual tendría un pabellón tricolor, en cuadros, encarnados y azules atravesado con una cruz blanca.

La Reforma en Haití

Mientras aumentaba el fervor de los Trinitarios en su oposición a la dictadura de boyer, el 27 de enero de 1843, se inició un movimiento revolucionario en Praslin, Haití, a favor de la Reforma.

El objetivo, era cambiar de gobierno pero no cambiar la situación de la parte Este. Boyer se vio obligado a entregar el poder el21 de marzo al jefe del movimiento Charles Hérard.

 

 

La Reforma en la parte Este

También entre los dominicanos se manifestó el movimiento de La Reforma, encabezado por un sector dirigido por Duarte y los Trinitarios. Estos le ofrecieron apoyo a Hérard, porque era necesario derrotar a Boyer para ellos poder encontrar la vía más clara para continuar con sus planes.

Duarte  encomendó a un grupo de Trinitarios dirigirse a San Cristóbal, y a Ramón Mella le encargó gestionar un acuerdo con los líderes haitianos del movimiento La Reforma.

Debido a esa gestión los trinitarios se fortalecieron para continuar la preparación para el momento definitivo.

El 24 de marzo un grupo de dominicanos entre los cuales se encontraba Francisco del Rosario Sánchez, Juan Isidro Pérez y Ramón Mella, proclamación su apoyo al movimiento y decían: ¡Viva La Reforma!

En junio de ese mismo año Duarte se entero de que el presidente de Haití visitaría la parte Este, y quiso adelantarse a los acontecimientos; envió a Mella con el propósito de organizar el movimiento en el Cibao, encargándose él mismo de instalar y regularizar juntas en los pueblos del este.

Mientras Mella se encontraba en el Cibao, fue sorprendido por tropas haitianas que comandaba el presidente Hérard en persona. Este trinitario, fue apresado y enviado a Puerto Príncipe, logrando su libertad a los casi dos meses después.

A principio del mes siguiente, se presentó Hérard en la ciudad de Santo Domingo, lo cual obligo a Duarte a abandonar el país. De esta manera, el movimiento quedó en manos de su hermano Vicente Celestino Duarte, los hermanos Puello y Francisco Del Rosario Sánchez.

Planes de protectorado:

La palabra protectorado significa que un estado ejerce protección sobre otro que está bajo su dependencia. Veamos entonces cómo se manifestaron esos planes de protectorado en este momento histórico.

Mientras los trinitarios luchaban por la independencia de toda potencia extranjera, un grupo formado por hombres vinculados a Francia, encabezados por Buenaventura Báez y Manuel J. Delmonte, se reunían con el cónsul francés en Puerto Príncipe, el señor Nicolás Levasseur, con fines de preparar un plan para que Francia ofreciera el apoyo y la protección a los dominicanos, a cambio del control de la Bahía de Samaná, que era un lugar estratégico para  ellos en el área del Caribe.

Esto provocó inquietudes a los Trinitarios, quienes dirigieron una carta a Juan Pablo Duarte y que aparece firmada por Francisco del Rosario Sánchez y Vicente Celestino Duarte.

Transcribimos algunos párrafos de la misma:

Santo Domingo, 15 de noviembre de 1843

(…) Después de tu salida todas las circunstancias han sido favorables de modo que sólo nos ha faltado la entera combinación para haber dado el golpe (…) por lo que te pedimos, así sea a costa de una estrella del cielo, los efectos siguientes:

2000, 1000 o 500 fusiles a lo menos.
4000 cartuchos, 250 libras de pólvora 3 quintales de plomo.
500 lanzas o las que pudieres conseguir los utensilios de guerra que pudieres (…)

Juan Pablo, volvemos a repetirte la mayor  actividad, a ver si hacemos que el mes de diciembre sea memorable para siempre.

Dios, Patria y Libertad, República Dominicana

Francisco Sánchez, Vicente Celestino Duarte.

Al recibir esta carta, Duarte sabía que debía acelerar las diligencias para conseguir lo que ellos le pedían.

En Caracas, se reunió con muchos amigos, hizo colectas y algunos de sus allegados vendieron objetos valiosos para ayudarle. Duarte esperaba una gran ayuda del presidente de Venezuela, pero no fue posible, el 15 de diciembre viajó al puerto de La Guaira dirigiéndose a Curazao, con la esperanza de obtener recursos. Al llegar al muelle de Curazao, recibió la noticia del fallecimiento de su padre. Su muerte había ocurrido el 25 de noviembre.

Duarte estaba seguro que su familia le prestaría ayuda a los revolucionarios para la causa nacional y les escribió. De esta carta, sólo se conserva un testimonio que ha sido recogido por su hermana Rosa Duarte. En un párrafo decía:
“El único medio que encuentro para reunirme con ustedes es independizar la Patria, para conseguirlo se necesita recursos, recursos supremos y cuyos recurso son que Uds. de mancomún y nuestro hermano Vicente ofrendemos en aras de la Patria lo que a costa del amor y trabajo de nuestro padre hemos heredado. (Episodios Duartianos, pag. 131).

De éste párrafo podemos deducir y entender el gran amor y el desprendimiento de Duarte, cuando pide a su familia deshacerse de sus bienes para ponerlos al servicio de la Patria. Para él, tenía un gran significado la libertad; no importaba lo que tuviera que hacer para lograrla.

Recibió respuesta inmediata de su familia y otras familias también se motivaron a continuar el mismo ejemplo, ayudando a los Trinitarios con recursos económicos. La familia de Duarte ofreció sus bienes y puso a disposición de los Trinitarios todo el plomo que se encontraba en el almacén de su padre, para que los revolucionarios pudieran fabricar balas.

Salir de la versión móvil